The Cure 2016: el repaso a una carrera

Los fans del universo The Cure se congregaron ayer en un recinto en el que la banda inglesa ya dejó huella hace 8 años, un hecho premonitorio de lo que iba a suceder en la última actuación de Robert Smith y los suyos en Barcelona a pesar de llevar 8 años sin trabajo nuevo.

dsc_0034
Fuente: Cut Here Studio

A las 21:00 y coincidiendo con el primer acorde, las gradas se terminaron de llenar para recibir a una de las bandas más influyentes del rock británico, que aparecieron sobre un escenario ideado para transportar a los asistentes al mundo tenebroso y de fantasía creado por la banda a lo largo de su dilatada carrera musical. Unos juegos de luces muy coloridos acompañaban unos focos laterales que había en el escenario que provocaban un curioso efecto en el que las siluetas de Robert Smith, Reeves Gabrels (ex guitarrista de Bowie), Roger O’Donnell, el mítico bajista Simon Gallup y Jason Cooper se proyectara en los laterales del Palau.

La velada empezó con “Kyoto Song”, pero fue con el cuarto tema, “The Walk” y el éxito “In Between Days” con los que la gente se desató y se dieron increíbles actuaciones de baile improvisadas en las gradas obligando incluso a intervenir al personal de seguridad.

Una imagen vale más que mil palabras y es que aunque Robert se dirigió al público en catalán y castellano, era con sus contoneos y movimientos que provocaba la locura en el público.

Los años pasan factura y se pudo notar que los chicos de  Crawley se hacen mayores, y aparte de notarse físicamente, la forma en la que interpretaban las canciones no es la misma que hace unos años. A pesar de eso, no les faltó energía para actuar durante tres horas (con tres encore) y dejarse la piel en el escenario durante un magnífico concierto.

Lo más destacable fue un setlist que repasó, largo y tendido, su trayectoria musical. Se jugó mucho con los ritmos, alternando canciones lentas con otras más movidas. La columna vertebral de los temas interpretados estaba formada por sus éxitos más conocidos. No faltaron “Pictures of You”, “Lovesong”, “Just Like Heaven”, “A Forest” (con una iluminación verde y lila combinada con imágenes de un bosque que te hacía ver el videoclip en directo) y la canción inédita “It Can Never Be the Same”.

Para finalizar un concierto venido de menos a más, acabaron con una serie de hits que después de 2:30h era extraño que no se hubiesen escuchado. “The Lovecats” (con colabració del público en los coros), “Lullaby” y “Hot Hot Hot” sirvieron para calentar motores para acabar con “Friday I’m In Love”, “Boys Don’t Cry”, “Close to Me” y “Why Can’t I Be You”.

Una gran noche que sirvió para demostrar que aún hay The Cure para rato.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s